¿Sabías que el privilegio de caminar erguidos nos hace más susceptibles a padecer las molestas várices?

Así es, el estar erguido exige a la sangre realizar un trabajo más arduo para llegar hasta el corazón.

De esta forma, cuando hablamos de una insuficiencia venosa, significa que el retorno venoso se encuentra dificultado, de manera que las venas no envían la sangre de forma eficiente desde las extremidades inferiores al corazón.

varices

Y es interesante observar que aun cuando un gran porcentaje de las personas, entre ellas las mujeres, padecen várices en alguna etapa de la vida, existe una tendencia a minimizar el problema y considerar a las enfermedades venosas como benignas.

Sin embargo, cuando la alarma se presenta en forma de malestares o empiezan a asomarse las características várices, se empieza un camino un tanto tortuoso para muchos y que puede terminar muy mal para otros.

Lejos de ser una enfermedad benigna, a la que se le puede dar poca atención, las várices o venas varicosas representan una enfermedad crónica que, al descuidarse, puede conducir a consecuencias graves, como tromboflebitis y trombo embolia pulmonar.

Si bien es una enfermedad que afecta principalmente a las mujeres, el gremio masculino no está ajeno a padecer esta enfermedad y es notorio que el síndrome varicoso afecta fundamentalmente a la población en edad laboral activa.

Esta simple característica llega a tener una repercusión socioeconómica y laboral importante, ya que se ha detectado en diversos estudios epidemiológicos que llega a ser una causa frecuente de pérdidas de jornadas laborales.

Así de preocupante puede ser esta enfermedad que, una vez que se ha manifestado, hay que darle su verdadera importancia.

ejercicio

Ahora bien, siempre será mejor prevenir, así que lo ideal es mantener lo más alejado este padecimiento, siguiendo estos consejos:

  • Procura estar en tu peso ideal y saludable, ya que el sobre peso y la obesidad son factores determinantes para su aparición y en su caso, agravan la enfermedad. Para ello, será necesario incluir en nuestra dieta a la fibra, para que no se produzca estreñimiento. En particular el estreñimiento empeora la insuficiencia venosa al, aumentar la tensión intra abdominal.
  • Muévete. Sí, aun cuando tu trabajo te exija pasar varias horas sentada o parada, es preciso que te muevas para estimular la circulación de la sangre. Por otro lado, otro enemigo que estimula a las várices es el sedentarismo. Busca tiempo en tu agenda diaria para realizar algún tipo de actividad. Con sólo caminar media hora estarás mejorando tu situación y si piensas en la natación, qué mejor. La idea es ponerte en movimiento diario.
  • Dicen que ponte de la moda, lo que te acomoda y cuando se tienen várices o se es propenso a tenerlas o mejor aún, deseas evitarlas, entonces busca que tu atuendo no sea ceñido ni que produzca un efecto torniquete. Otro gran tema es el calzado, lo mejor es que éste sea de medio tacón, no apretado, cómodo y flexible.

Los puntos anteriores aplican perfectamente, tanto para prevenir o alejar su manifestación, como ya en los casos de presencia de várices.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

En este último caso, cuando ya es evidente el problema, entonces habrá que actuar aún más rápido en cuanto a estos puntos. Busca lo antes posible bajar de peso y ponerte en movimiento y haz que tu vestimenta y calzado sean de lo más cómodo.

También será necesario atender lo antes posible tus várices, por lo que la visita al médico será una alternativa.

Afortunadamente, se cuentan con varias opciones que ayudan a aliviar y mejorar la presencia de las várices. Procedimientos como el tratamiento láser para várices pueden ser viables para tu caso; asesórate adecuadamente.