La falta de organización es una falla que muchas veces se confunde con virtud; un error de esta naturaleza puede tener graves consecuencias.

Esta falta de visión es  común en los países latinoamericanos y aquellos de latitud sur, donde el índice de pobreza es mayor.

falta-organizacion Un ejemplo en el sector escolar y universitario es la pésima distribución de trabajo que se imparte en los países latinoamericanos.

En esta zona del mundo, los docentes confunden la mala organización con la virtud del trabajo duro, al dar a los estudiantes una enorme cantidad de trabajo, debido a la cual tengan que dormirse tarde y levantarse muy temprano para terminar sus labores.

En el sector laboral pasa lo mismo; nada más basta con comparar las horas diarias de trabajo en México con las de todo el mundo y veremos que aquí es el país donde más se trabaja  y de las naciones con los peores salarios.

Conozco el caso del hijo de una amiga mía, quien siempre llegaba a sus casa a las tres de la tarde de la escuela, con tarea diaria en todas las materias, haciéndole terminar muchas veces hasta media noche, cuando tenía que levantarse a las seis de la mañana el día siguiente.

Si por alguna razón no podía terminar la mucha tarea que se le daba, entonces la escuela le dejaría sin descanso y le forzaba a quedarse después de su hora de salida tres horas más, a “reforzar” los conocimientos que le fallaban, actividad que por supuesto tenía un costo extra.

Al llegar a la universidad, los proyectos y trabajos que le otorgaba cada maestro eran algo desmesurado, por lo que muchos de los estudiantes se ven tentados a sobornos, que saben que los maestros tomarán.

exceso-tarea

Después de estas miles de horas de trabajo, tan solo contando con 22 años, su visión estaba casi extinta.

Intentó utilizar todo tipo de anteojos, sin embargo nada le servía y literalmente pensaba que se quedaría ciego a final de ese año.

El asunto no se mejoró hasta que el joven fue a un especialista, quien le dijo que su única salida era el someterse a una cirugía de implante de lentes intraoculares, que es capaz de mejorar casi todo mal ocular.

Al no contar con otra opción, el joven tuvo que recurrir a dicha cirugía, cuyos resultados fueron excelentes.

Sin embargo, todo este proceso fue culpa del pésimo sistema educativo de las economías emergentes.