La alopecia es el nombre técnico que se le da a la caída de pelo de forma patológica y dentro de ésta existen ciertas categorías claramente identificadas.

La primera es la alopecia androgénica, que es más conocida como calvicie. Este tipo de alopecia afecta principalmente a los hombres, siendo raras veces encontrada en las mujeres.

La caída de pelo en este tipo de alopecia se debe tanto a factores hormonales como hereditarios y ambos juegan un papel importante.

Suele comenzar en la pubertad y se acentúa visiblemente alrededor de los 30 años. Este tipo de caída de pelo se presenta principalmente en la región frontal y la coronilla y con la edad se observa una afectación progresiva a otras zonas del cuero cabelludo.

En cuanto a la alopecia androgénica en las mujeres, se encuentra con mucha menor frecuencia y de forma menos severa.

Otro tipo de alopecia es la llamada areata. Esta alopecia en particular afecta tanto a hombres como mujeres por igual. Aquí no se tienen aún las causas precisas del por qué se presenta, sin embargo, existen teorías sobre una predisposición genética.

Una de las características evidentes de este tipo de alopecia es que suele presentarse súbitamente y de manera localizada la pérdida total del pelo, en placas circulares que aparecen en una o varias zonas de la cabeza.

Y entre las observaciones que se han hecho durante este proceso es la posible intervención de reacciones autoinmunes y factores como el estrés emocional.

alopecia-femenina

Entre sus características se encuentra que su evolución es impredecible, ya que a veces el pelo vuelve a crecer, mientras que en otros casos es irreversible.

El tercer tipo de alopecia es la llamada cicatricial y se presenta ante la destrucción de los folículos pilosos, con pérdida irreversible del cabello.

Dentro de las posibles causas está el presentar una inflamación severa de la piel, un traumatismo (cicatrices), infecciones o quemaduras.

En este caso, al existir una destrucción del folículo, la pérdida del cabello es inminente.

El siguiente caso de alopecia es la llamada efluvio telógeno y esta alteración capilar afecta principalmente a la mujer, donde aparece generalmente después de un tiempo de latencia (entre uno y dos meses) desde la actuación de un factor desencadenante, muchas veces ante una situación de estrés.

Este tipo de alopecia se manifiesta como la pérdida de una cantidad variable de cabello de forma uniforme, lenta y progresiva, observándose un aclaramiento o alopecia difusa.

Otras posibles causas que desencadenan la alopecia de efluvio telógeno son ciertos medicamentos, por ejemplo, antidepresivos, antiinflamatorios, anticonceptivos, antihipertensivos, hipolipemiantes, anticoagulantes o quimioterápicos.

Además de lo anterior, también cierto tipo de enfermedades metabólicas como la diabetes o alteraciones tiroideas; así como enfermedades infecciosas.

Las carencias nutricionales también son un factor que desencadena este tipo de alopecia y algo muy propio de la mujer es durante el postparto y puerperio.

Muy bien, ya mencionamos algunos tipos de alopecia, en donde encontramos que no solo afecta al hombre, sino que la mujer también sufre ante la caída de pelo.

vida-saludable

De ahí que algunas recomendaciones para aminorar este problema son:

Cualquier tipo de tratamiento deberá ir de acuerdo a la fuente que produce el tipo de alopecia, por lo que el indicado para determinar el tipo de alopecia que se padece y cómo tratarla será el dermatólogo.

Ahora bien, e independientemente del tipo de alopecia, una dieta equilibrada y sana le irá bien a tu cabello y a tu salud en general.

Mantener el estrés a raya es otro ideal y no sólo para evitar la caída de pelo, sino para tener una paz interna y espiritual.

En fin, la cuestión es mantener en armonía nuestra mente, cuerpo y espíritu.